Buenos días queridas,

En este post os voy a decir una serie de pros y contras de tener los hijos muy seguidos, según mi experiencia.

Lo primero: SE SOBREVIVE, ES DURO, PERO AL IGUAL QUE CON EL PRIMERO, ACABAS VIENDO LA LUZ AL FINAL DEL TUNEL.

Lo segundo: SE PACIENTE CON TU PAREJA Y NO DES LA VUELTA A TODO LO QUE TE DICE. Esta aventura probablemente lleve tu relación matrimonial al límite.

Lo tercero: NO PRETENDAS OCUPARTE DE TODO. ES IMPOSIBLE.

Sí chicas, la cosa pinta mal, pero al final te vas acostumbrando al caos, la locura, la falta de sueño, el cansancio y el agotamiento, y al ver a tus tesoros cada día todos los baches se allanan.

Hermanos

Y ahora, ¡seamos positivas! Aquí van algunas claves para afrontar esta primera etapa de forma más llevadera:

  • Saber asignar prioridades en los momentos de más estrés, como por ejemplo un berrinche o un ‘ataque de llanto’ combinado entre los dos bebés. A veces lo que prima es la urgencia relacionada con el problema.
  • Asumir que siempre habrá un bebé que esté más desatendido que otro, sobre todo cuando uno de los padres no está en casa.
  • Acostumbrarse al caos, al menos en los primeros meses, cuando el recién nacido es totalmente dependiente de los cuidados y vigilancia de los padres (concretamente de la madre), mientras que el hermano mayor comienza a desenvolverse por sí mismo sin dejar de necesitar una atención casi constante. Que los niños estén atendidos se colocaría en lo alto de la lista, mientras que otras cosas que normalmente también nos causarían ansiedad (un teléfono que suena, ropa sin lavar, platos que se olvidan dentro del lavavajillas), pueden pasar a un segundo plano.
  • Los celos son normales entre hermanos, sobre todo cuando, a partir del año y medio, el mayor comienza a manifestar una chispa de voluntad, sin poder comunicarlo aún con palabras. Las rabietas también se vuelven más frecuentes y es posible que en un primer momento, los niños mayores se sientan injustamente desplazado y es muy posible que paguen sus frustaciones con la mamá y no quieran jugar con ella ni darle besos o incluso le nienguen la palabra.
  • Piensa en ti, aunque sea de vez en cuando. En esta etapa es imprescindible descansar lo suficiente (pide ayuda si es necesario), así como socializar. Pasar tiempo en pareja -sin discutir-, es otro de los retos de esta etapa.

Y ahora vamos con las VENTAJAS que también las hay y son en las que tenemos que fijarnos:

– Para ellos:

  • Dos hermanos muy seguidos en edad son más propensos a establecer lazos más fuertes desde una edad muy temprana, compartiendo desde aficiones, libros y prendas, hasta la matrícula en el mismo colegio.
  • Tendrán un compañero de juegos y un amigo al que querer y con quien pelear.
  • Llevarán un ritmo cercano de crecimiento.
  • Aprenderán y descubrirán cosas juntos.

– Para nosotros:

  • Al solaparse el tramo más difícil de la infancia, sobrevivir a esta etapa tan dura se hará más corto que con bebés que llegan a la familia con varios años de diferencia, y con los que hay que repetir todo el proceso desde el principio.
  • Tenemos bebés y luego niños. No tenemos un niño y viene otro bebé, sino que crecen a la par.
  • Podrán jugar algún rato solos (jaja que miedo)

Un beso grande amigas!! y a por ello!!