Ayudando a mamá

Hablando de cositas que a mí en su día, como madre primeriza, me vinieron muy bien.

Bebé

El mal trago de los primeros días de guarde/cole

shutterstock_714265300

¿Se habrá quedado hoy sin llorar?, ¿Habrá comido?, ¿Se habrá echado la siesta?, ¿Cómo saldrá hoy?, ¿llorando o sonriendo?

La adaptación es dura pero necesaria. Requiere paciencia y mucha determinación, especialmente de los padres. Y aunque sepamos todos cómo tenemos que actuar y que el niño está bien asistido y cuidado, y que a medida que pasen los días se irá acostumbrando y lo pasará en grande, el sufrimiento por la separación es inevitable tanto para ellos como para nosotros.

Consejos para que ayudemos a los niños en esta adaptación:

1- Acompaña al niño a la escuela y despídete de él de una forma muy natural y segura de que será lo mejor para él.

2- Es preferible que el niño entre andando en su aula, y que no sea un intercambio de unos brazos a otros.

3- No dejes que el niño vea o note que estás pasando mal o que estás sufriendo.

4- No es recomendable que el niño, al principio, se quede todo el día en la escuela. Lo mejor es que el pequeño se vaya adaptando poco a poco. Una, dos o tres horas al día, durante por lo menos la primera semana.

5- No olvides llevar el chupete o muñeco de apego del niño, con ello le darás más seguridad y tranquilidad, sobre todo en la hora de la siesta.

6- Intenta que estos primeros días no coincida con otros cambios, por ejemplo, retirada del pañal, cambios de casa, etc.

7- Cuando recojas al niño, dedica un tiempo a jugar con él, a llevarlo al parque o hacer una actividad juntos.

8- Y por último que no te olvides de que todos necesitamos un tiempo para adaptarnos a las nuevas situaciones.

Cómo ayudar a los padres en la separación

Lo más importante son los niños, darles apoyo y cariño para que se adapten lo mejor posible. Sin embargo, no hay que olvidar a todas aquellas mamás y papás que abandonan la guarde/escuela con lágrimas en los ojos y con un sentimiento de pena. Para ellos también hay consejos. Desahogarse y llorar cuando el niño ya no puede vernos es positivo y libera tensión.

No dudéis en hablar con vuestra pareja o familiares para expresar vuestros sentimientos. Os ayudará también, compartir experiencias con otros padres que hayan pasado por la misma situación.

Nosotros hemos tenido hasta gritos en el silencio de la noche de “cole noooo, cole nooooo” y el uniforme su peor enemigo, verlo y ponerse a llorar… pero por fin ya se ha adaptado y ahora va a su clase corriendo, así que, ¡ánimo! unos antes que otros, pero al final todos se adaptan. ¿Cómo van vuestras adaptaciones? ¡Algún día llegaremos a esto!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: