ninos-vacunas-01-tLa gripe, como otras enfermedades y procesos similares que se transmiten por vía aérea, se contagia muy fácilmente de persona a persona por las gotitas de saliva que se expulsan por la boca o la nariz al hablar, toser o estornudar.

Medidas generales de prevención para la gripe:

  • Mantener unas pautas generales de vida sana, evitando que bajen las defensas del organismo.
  • Cuidar de la higiene personal, evitando compartir con otras personas copas, platos, vasos, útiles de aseo o cualquier otro objeto que pueda haber estado en contacto con saliva y mucosas.
  • Mantener una alimentación equilibrada, no olvidando la fruta natural rica en vitaminas, sobre todo vitamina C, como es el caso de los cítricos.
  • Evitar en lo posible el consumo de bebidas alcohólicas y de tabaco.
  • Protegerse adecuadamente frente a los grandes contrastes de temperatura. Al salir a la calle, conviene abrigarse bien y en lo posible respirar por la nariz, hasta llegar a un lugar con temperatura ambiental más cálida.
  • Evitar las grandes aglomeraciones de gente y los locales poco ventilados.

Hay algunas novedades destacables este año:

  • Solo están disponibles las vacunas llamadas TRIVALENTES
  • Las TETRAVALENTES, una intranasal que se comercializó el año pasado este año no se distribuye en España y la intramuscular tetravalente solo estará disponible en algunos centros sanitarios.
  • Es curioso, pero se recomienda vacunar con las TETRAVALENTES, a pesar de que la intranasal no se vende en España este año y la intramuscular (Fluarix Tetra) no está disponible en todos los centros (esta vacuna, además, está aprobada solo para mayores de 3 años).

¡La campaña para vacunarse comienza ya! Esta misma tercera semana de Octubre.

A quién se recomienda vacunar:

  • Grupos de riesgo: niños a partir de los 6 meses de edad y adolescentes en determinadas situaciones o con enfermedades de base (enfermedad cardiovascular, enfermedad neurológica o pulmonar (como asma, fibrosis quística, enfermedades metabólicas, diabetes, pacientes con insuficiencia renal, pacientes con anemias o enfermedades de la hemoglobina, enfermedad hepática, enfermedades neuromusculares, inmunosupresión por infección como el VIH o debido a fármacos en pacientes con transplantes, pacientes oncológicos, síndrome de Down, etc.)
  • No podemos olvidar a los niños y adolescentes que reciban tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico (la conocida Aspirina), por la posibilidad de desarrollar el síndrome de Reye tras pasar la gripe.
  • Niños sanos a partir de los 6 meses de edad, adolescentes y adultos sanos que convivan con pacientes de riesgo.
  • Miembros del entorno familiar cuando existan lactantes menores de 6 meses de edad con factores de riesgo, ya que los bebés de menos de 6 meses no pueden recibir la vacuna antigripal.
  • Personas mayores, preferentemente a partir de los 65 años de edad. De especial importancia en aquellas personas que convivan en residencias de ancianos.
  • Todos los profesionales sanitarios.

¿Y qué ocurre con el resto de la población?, ¿Se puede poner?

CLARO QUE SÍ, es una opción de los padres o del pediatra. La gripe, en general es autolimitada pero, es verdad, que a veces se complica con otro tipo de infecciones bacterianas y ya sabemos que la mejor CURA es la PREVENCIÓN. Por tanto, es una vacuna muy recomendable dentro de la edad pediátrica y por supuesto entre los adultos.